Rosas en miniatura

Articulo de Rosas sobre Rosas en miniatura

rosas-en-miniatura.jpg

...

Tipos de flores Rosas en miniatura

La reina de las flores no está limitada solamente a los grandes jardines. Y es que es posible cultivarlas en terrazas y balcones de todo el planeta merced a las rosas en miniatura , las protagonistas del próximo artículo.
El primordial cuidado que debemos dedicar a estas rosas es el riego , en tanto que la sequía puede terminar con ellas si el riego es limitadísimo. Los rosales plantados en la tierra pueden buscar agua merced a sus profundas raíces, mas ese no es el caso de una rosa cultivada en maceta, naturalmente.

Por esta razón debemos cuidar que la tierra de la maceta de las rosas en miniatura siempre y en todo momento esté húmeda. Una tierra seca es homónimo de unas rosas secas.
En el momento de adquirir un rosal en miniatura podemos hallar una extensa pluralidad de rosas en el mercado. Lo aconsejable es no fijarnos en los rosales vendidos en composiciones florales, puesto que si bien son muy “bonitos” al comienzo, son realmente difíciles de hacerlos medrar bien y se terminan mustiando.
Lo mejor es que asistas a tiendas especializadas y que solicites consejo. Mas las rosas en miniatura son idóneas para las terrazas, puesto que sus pequeñas raíces se amoldan mejor a las necesidades de una maceta y su talla reducida es idónea para espacios pequeños.
Para seleccionar la maceta idónea para las rosas en miniatura, lo mejor es decantarse por una de terracota, puesto que es un material que deja respirar a las raíces. No escatimes en su tamaño: una maceta de veinticinco-treinta cm de diámetro es lo mínimo a fin de que este género de rosas medren saludables. Evita totalmente plásticos y macetas con bandejas de agua.
Cuidado con la tierra que le pongas a la maceta y escapa de las asequibles que acostumbran a venderse en supermercados, en tanto que estas tienden a secarse demasiado veloz, un enorme inconveniente para el cultivo de las rosas.
En el fondo de la maceta pone una capa de grava o bien bolas de arcilla expandidas para asegurarte un buen drenaje, algo esencial para eludir que se pudran las raíces. Planta las rosas en una mezcla por igual de tierra para macetas, compuesto y tierra de jardín.
Si deseas emplear fertilizantes , la manera más simple de hacerlo es sepultando ciertos granulados de fertilizante de liberación lenta: es cómodo y nos ahorra la molestia de la aplicación demasiado usual del fertilizante líquido.
Salvo que la planta coja unas proporciones enormes, no va a ser preciso trasplantar la planta hasta pasado un buen tiempo. Solo debes asegurarte de renovar la capa superior de la tierra de la maceta.

rosas-en-miniatura.jpg